Placer a través de la cámara

Posted By: MARC VILLANUEVA In: Relatos On: viernes, abril 17, 2020 Comment: 0 Hit: 176

Por eso, ese día estaba accediendo a un chat con video, para hacer algo de lo que nunca se hubiera atrevido alguna vez en la vida, masturbarse con algún extraño por video llamada.

María nunca había sido de esas mujeres que disfrutaran ser observadas mientras se masturbaban, pero gracias a la cuarentena, no sólo se sentía deprimida y preocupada por su futuro, también se sentía totalmente cachonda, todo el tiempo y a toda hora. Había comprado una cuenta Premium en pornhub y sentía el antebrazo derecho dolorido por todas las veces que se había masturbado en los últimos días. Y aun así su coño seguía hambriento y deseoso, parecía que mientras más le daba, más quería.

Por eso, ese día estaba accediendo a un chat con video, para hacer algo de lo que nunca se hubiera atrevido alguna vez en la vida, masturbarse con algún extraño por video llamada. Cliqueó el botón para que la pagina la remitiera a algún extraño y su impresión fue de sorpresa al abrirse el chat con un hermoso rubio que la miraba con curiosidad.

María notó que era un chico de Lituania y por supuesto ella no hablaba ese idioma, sin embargo, hablaba uno más universal.

Con una sonrisa lo saludó con la mano y se sacó la camisa, mostrando sus pechos desnudos. El chico la miró con los labios entreabiertos, totalmente embelesado por la visión de los pechos firmes y turgentes de María. Ella le hizo un gesto para que él hiciera lo mismo y el chico obedeció de inmediato, haciéndola morderse el labio al mirar aquel torso musculoso y pálido, que inmediatamente la hizo imaginarse su lengua lamiendo todo el camino a sus pantalones.

María se puso en pie y se sacó el short junto a las bragas, dándole una visión completa de su culo. Ella se inclinó sobre la silla y abrió las piernas, mostrándose completamente ante la cámara, el chico se bajó el pantalón y una polla rosada y erecta asomó en la cámara. María gimió ante la visión de aquella polla, la boca y el coño se le hicieron agua por el deseo de chuparla o metérsela profundamente.

Aun en aquella posición, María deslizó una mano entre sus piernas, mirando fijamente la polla a través de la pantalla, y comenzó a trazar círculos sobre su clítoris, totalmente excitada. El chico comenzó a masturbarse también, gimiendo suavemente, haciendo que María se pusiera aún más cachonda y aumentará el ritmo de sus caricias.

Las caderas de él se elevaron involuntariamente mientras su mano subía y bajaba a un ritmo rápido y constante. María sintió su excitación chorrearle por la mano y cerró los ojos momentáneamente mientras se corría con fuerza, exponiendo aún más abierto su sexo a la cámara. Miró la pantalla y notó que el chico estaba corriéndose también y se sintió totalmente complacida.

Jadeante se sentó frente a la cámara, totalmente desnuda mirándolo con una sonrisa complacida, él la miró también con una hermosa sonrisa y algo sonrojado. Para su sorpresa el chico le habló en un español un poco precario, pero que entendía bien, le dio su número de teléfono y quedaron en hablar esa noche también.

Mientras cerraba la página y se dirigía al baño, María pensó complacida en lo mucho que le había gustado hacer aquello con ese hermoso chico. De pronto la cuarentena no le pareció tan mala.

FIN

Comments

Leave your comment

Volver arriba