Lastest Blogs

Sorprendiendo a su novia con preservativos de sabores

Posted By: MARC VILLANUEVA In: Relatos On: lunes, noviembre 11, 2019 Comment: 0 Hit: 23

Iker tocó el timbre de casa de su novia, Clara. Era una casa grande, ubicada en las afueras de la ciudad. Los padres de ella no volverían sino hasta la tarde del día siguiente, por lo tato ellos podían tener un encuentro un poco más tranquilo que en las aulas de la universidad, en hoteles o en baños de discotecas. Podrían hacerlo sin presión, con más calma, disfrutando de cada sensación. Iker miró entonces dentro de su bolso, como por un reflejo, para confirmar que estuviera ahí. En efecto, se encontraba la caja de doce preservativos de sabores frutales, los protagonistas de la noche.

Clara le abrió, segura en su territorio. Lucía como él nunca había podido apreciarla: con ropa interior de encaje, pensada especialmente para esa ocasión. Su cabello largo y ondulado le cubrían los pechos y sus ojos verdes miraban a Iker con deseo. El chico entonces pensó que tenía mucha suerte de estar con ella. Ambos se acercaron para darse un beso de bienvenida y cerraron la puerta. La pasión fue aumentando y ella, segura de lo que hacía, bajó a su cuello. Luego su pecho, su vientre, hasta llegar a sus pantalones, de donde sacó una erección. Lo introdujo en su boca, lo besó y él, haciendo un gran esfuerzo, tomó su bolso y sacó los preservativos que tenía ahí.

Iker se colocó primero un preservativo de fresa, pues sabía que era la fruta favorita de Clara, convidándola así a que lo devorara. La chica no perdió tiempo y lo introdujo hasta su garganta, como si la estuviera follando con la boca. Sintiendo el sabor, la chica chupaba y chupaba de él como si fuese una paleta. Era tan delicioso y tan excitante que le habría gustado hacerlo correrse solo haciendo eso. Solo engulléndolo mientras se tocaba a sí mismo, pero Iker tenía otros planes. La guio entonces para que se acostara sobre una alfombra boca arriba y se lo metió una, dos y tres veces. Sabiendo que el sabor del preservativo se quedaría impregnado, comenzó a comerle el coño.

Tenía un ligero sabor a fresa, pero aun así seguía guardando la esencia de los jugos de Clara. Muy poco podía comerle el coño, porque casi siempre lo hacían de forma express, pero en ese momento podía disfrutar del sabor de la chica por completo. Sus espasmos, sus gemidos, le tacto de su cuerpo. Sobre todo sus pechos. Mientras la lamía, Iker tomaba los pechos de Clara entre sus manos, acariciándolos, estrujándolos, sintiendo lo grandes y firmes que eran y lo erectos que estaban los pezones. Cuando desapareció por completo el sabor del preservativo, el chico supo que era momento de que ambos llegaran a la cima.

Entró en ella como un caballero glorioso a una corte. Era un milagro poder entrar en un coño tan húmedo y tan cálido como el de ella. iker se sentía a punto de estallar y los gemidos de Clara dejaban saber que ella también estaba a punto de llegar a la cima. Adentro, afuera, adentro, afuera, adentro… y ambos sostuvieron ese momento en que se corrieron, paralizándose y quedando tendidos en el suelo. Iker se quitó entonces el preservativo lleno de sus jugos, dispuesto a echarlo por el retrete.

“Tienes más preservativos de esos” preguntó clara. “Dos cajas” le respondió Iker con una sonrisa.

 

Read more

Condones veganos

Posted By: MARC VILLANUEVA In: Noticias On: martes, octubre 15, 2019 Comment: 0 Hit: 51

Todo lo que querías saber sobre condones veganos

Read more

Sexo casual en Barcelona

Posted By: Webmaster Techni-web In: Relatos On: lunes, mayo 2, 2016 Comment: 0 Hit: 109

Relato erótico de un hombre que tiene una aventura de ensueños.

Read more

Showing 1 - 3 of 3 items

Volver arriba